sábado, septiembre 15, 2007

¡Disfruta Portrópolis! Hoy: ¡Los Pescados!


1 comentario:

XBZ dijo...

Cuando nos comentaron la sarcástica apreciación de la señora Mariana Andrade dueña de OCHO Y MEDIO, quien afirma que “en la ciudad de Guayaquil no existen personas con la capacidad ni preparación para la conducción de una sala de Cine Arte“, nos parecía un desplante de regionalismo e ignorancia absurdo, pero nuestra molestia se convirtió en asombro al comprobar que el Gerente del Banco Central del Ecuador sucursal Guayaquil Dr. Tomás Pluas y la Arqueóloga Mariela García Caputti directora del MAAC comparten este inaceptable criterio. Pretender o aventurar propuestas culturales partiendo de un prejuicio tan enorme, es por demás un despropósito que carece de sentido y ha creado una brecha, que cada vez es más evidente.

∑ Hemos confirmado que la dueña de OCHO Y MEDIO, la señora Mariana Andrade ex-secretaria de la cinemateca de la Casa de la Cultura de Quito y el señor Rafael Barriga que se encarga de la programación no tienen ninguna formación, ni título profesional académico en cinematografía o algo parecido.

∑ Llama poderosamente la atención que la señora Mariana Andrade haya firmado dos contratos simultaneos y para el mismo trabajo con el Banco Central del Ecuador, ¿uno para administración y otro para programación? contratos que han sido renovados y acomodados convenientemente para que reciba desde el 2003, $ 336.000, es decir $ 84.000 anuales, lo que significan $ 7.000 dólares mensuales, hay que felicitarle porque, como la señora dice, gana más que el presidente de la República. En el rol presentado por OCHO Y MEDIO como parte de la propuesta para el contrato, firmado con el banco, establece una disposición de tiempo del 50% medio tiempo (que no se puede comprobar, porque aunque parezca de RYPLEY, no trabaja en el cine que administra y se la ve de vez en cuando de visita). Cabe destacar que los 12 empleados, que si trabajan en el cine, reciben sueldos del Banco Central para lo cual hay una partida adicional de $ 3.800 mensuales (entre todos).

∑ En una atmósfera fértil como la de la ciudad de Guayaquil, ávida de una cultura cinematográfica, es contradictoria la percepción que el 98 % del público tiene del MAAC CINE que se ha posicionado como una sala elitista destinada a pocos intelectuales y a escasos grupos de interés; las estadísticas de ocupación que han seguido una espiral descendente lo confirman, la ocupación real en funciones de cine tiene un promedio inferior al 5.16%, la cual esta muy por debajo de los estándares del 65 a 80% de las 66 salas de la ciudad de Guayaquil, y refleja un verdadero descalabro administrativo, aunque de acuerdo con los contratos, el compromiso de esta señora era incrementar la ocupación de la sala hasta el 80 % en un periodo de cuatro años. Es solo cuestión de mirar las propuestas que sustentan estos documentos, se habla de un incremento anual de 20 puntos, para lo cual se ha hecho una importante inversion en publicaciones pagadas por el Banco Central en los medios de comunicación, pero del 2003 a la fecha ha caído la ocupación a la mitad, han mentido sistemáticamente con complicidad de las autoridades que debían regularles.

∑ En los informes que presenta la Sra. Andrade al Banco Central manipula las cifras para confundir a los funcionarios, por ejemplo habla de un porcentaje de ocupación del 9.17%, claro incluyendo en el cálculo las actividades que no son organizadas por ella y que tienen llenos totales, pero su audacia llega al extremo cuando afirma que desde el año 2003 al 2006 hubo 50.000 asistentes, parece que es una tomadura de pelo, pero así son los negocios torcidos que nos tienen sumidos en el subdesarrollo, se debe auditar y fiscalizar, rigurosamente el MAAC CINE. Solicitamos la intervención de la Contraloría General del Estado para detener este abuso.

∑ A pesar de su ubicación estratégica y de constituirse en uno de los proyectos culturales más importantes de la ciudad, el público no concurre a la sala del MAAC Cine como debería, y es que la gente ha sufrido el desencanto de esta actitud arrogante con que se maneja la programación, todos saben que se dan el lujo de realizar funciones para dos o tres personas, constituyéndose en uno de los cines más caros del mundo, si tomamos en cuenta el alto costo operativo promedio, por espectador, pues este cine posee los mejores equipos de proyección y de video digital, sus instalaciones son las más costosas, sus empleados los mejor pagados, que cualquier otro cine comercial del país, claro con el dinero de los ecuatorianos; mientras la administradora recibe sus ingresos del Banco Central y bien gracias, le da lo mismo si van una, dos, tres, diez o cien personas.

∑ Manejar un proyecto cultural como el MAAC CINE no es solo poner películas y publicar un informativo, es en términos de comunicación, una propuesta cultural, los modelos culturales jerárquicos dominantes proponen la estructuración de sus propuestas a criterio del emisor, estableciendo barreras entre los interlocutores, imponiendo el concepto de permeabilidad de la cultura (o cultura del goteo). “Los grandes eventos que forman parte de sus propuestas”, permiten que algo se filtre y gotee para el pueblo miserable que no entiende su concepto de cultura. En el caso que nos compete, tenemos un programador ajeno a las particularidades y requerimientos del entorno, desconocedor del medio, sin ningún compromiso con la gente de la ciudad, porque no forma parte de ella y que tiene una actitud omnisapiente, que estructura desde su altar en el Olimpo una programación a su buen gusto y criterio, para que los pobres “monos” ignorantes se entretengan y culturicen gracias a su benevolencia.

∑ Importantes ciudades de América y el mundo cuentan con cinematecas que son memorias fílmicas universales, construídas pacientemente mediante la recopilación y reproducción de los documentos cinematográficos que son patrimonio de la humanidad, mediante convenios y donaciones de gobiernos amigos, de fundaciones culturales y mediante la compra de derechos de obras en mercados alternativos, que al no cumplir objetivos comerciales, ofrecen la posibilidad de adquirirlos a bajo costo o a precios simbólicos, pero que se ha hecho al respecto en el MAAC CINE de Guayaquil, ¿Cual es el beneficio de inventario si dentro de dos meses se termina el contrato con OCHO Y MEDIO, Dónde está el fondo de películas del MAAC CINE Guayaquil…
∑ Adicionalmente, hay una creciente crítica de parte de los escasos cinéfilos que asisten a la sala porque un altísimo porcentaje del material programado es video, y el hecho es tan evidente porque algunas veces aparcen hasta los menus. Este es un asunto ético muy serio y delicado, que podría envolver al MAAC Cine en una demanda por derechos de autor y propiedad, además, se debe tener la honestidad suficiente como para prevenir al público sobre el formato en que se realiza la proyección si es con material fílmico en 35mm, 16mm, video digital o Video DVD, “negocio redondo, de vez en cuando una película de cartelera alquilada y el resto de la bahía, o del centro comercial espiral donde venden cine arte pirata”.

En estas circunstancias, ¿es ético que el MAAC CINE continúe en manos de estas personas que han dado suficientes pruebas de regionalismo, ineficacia, arrogancia y mala fé?, Si bien este acto de pillería no reviste la espectacularidad de los casos que la prensa está acostumbrada a mostrarnos todos los días, vale la pena que inviertan algo de su tiempo en investigar.
XBZ

Loading...