miércoles, abril 20, 2005

NOTA ESPECIAL: Nuestro País, Nuestro Reflejo

"The hardest years,
The darkest years,
The roaring years,
The fallen years,
These shall not be forgoten years!"

"The hardest years,
The wildest years,
The desperate and dividing years,
...we will remember".

"Forgoten Years", de Midnight Oil.


Siento, al igual que muchos ecuatorianos, alivio y -¿por qué no?- esperanza. Me siento satisfecho de lo ocurrido el día de ayer. Cayó un mediocre, alguien que no tuvo la fuerza suficiente ni como para mantenerse dentro de las reglas constitucionales, ni como para descaradamente mostrar su sed dictatorial desde el principio.

Lucio era un débil mental. Llegó al poder en dos ocasiones, y en ninguna de ellas lo hizo por mértio propio. La primera vez, aprovechando el descontento popular, y rompiendo el orden constituído. En la segunda ocasión, fue elegido por el pueblo, mas no por sus cualidades, sino por la desesperación de los electores por tener nuevos líderes que reaviven sus esperanzas. Durante su gobierno, el Coronel fue una personalidad de carácter blando; y siempre estuvo consciente de esa debilidad, lo cual se delataba en el temor que pretendían disimular sus palabras y sus decisiones. Ello impidió que se resistiera a los apetitos de dinero y poder que guiaban los instintos de sus colaboradores, y los suyos propios. Ojalá no logre salir nunca de la embajada del Brasil; y si sale, que sea para ser recluído en una prisión. Ese es el lugar que se merece cualquier individuo que le ordene al Ejercito disparar contra su propio pueblo.


Me alegra también ver, por primera vez, en mucho tiempo, una reacción 100% ciudadana, carente de algún político a la cabeza, que guíe a las masas como el pastor que lleva a sus cabritas al matadero. Sin duda, los eventos ocurridos desde el viernes en el Ecuador son lo más cercano que hemos tenido -desde la Revolución Liberal- al vigente y universal "liberté, égalité, fraternité" de los franceses. La única decepción me la ha dado Guayaquil, que se portó adormecida, anestesiada. Sus líderes se limitaron a susurrar entre ellos, en lugar de participar. Como ciudad, nos portámos apáticos. Estamos tan preocupados por nuestra ciudad y nuestra autonomía, que ya no sentimos a este país como lo que es: nuestro también.


Espero que esta oportunidad se aproveche, que las masas que derrocaron al mal venido Coronel realmente asuman su responsabilidad de supervisar a los representantes que escogen; y por sobretodo, que los sepan escoger bien. Esta es la oportunidad de arreglar este país desde sus cimientos. Se requiere de una Constituyente lo más pronto posible. Que el Presidente Palacio y el Congreso (tan venido a menos, por su complicidad solapada con el anterior Gobierno, y por su carencia de líderes jóvenes, imparciales y no seniles) convoquen a elecciones para una consulta popular, en la que se nos pregunte si deseamos la instauración de una Asamblea Constituyente. Si la respuesta popular es positiva, que se le entregue esa Asamblea Constituyente todos los poderes del Estado, mientras ésta se dedica a reescribir una nueva Constitución y a reestructurar la organización estatal. De esa manera, se sembrará una semilla fuerte, nutrida en la confianza nacional. La constitución actual permite que se lleve a cabo este proceso. Los que insisten en mantener la constitución actual sólo piensan en preservar sus remanentes de poder. Las medias tintas siempre son un reflejo de mediocridad o de intereses particulares.

En definitiva, los cambios que queremos en nuestro Ecuador debemos hacerlos ahora, usando la cabeza y el diálogo. Y no se debe olvidar nunca, que los cambios que queremos para mejorar muestro país debemos hacerlos primero en nosotros. Un estado es sólo el reflejo de sus ciudadanos.

SALUD!

2 comentarios:

Andrea Peña dijo...

Personalmente estoy feliz de que se haya ido Lucio Gutiérrez. Un inepto, improvisado, ciego, mentiroso, mal asesorado, rodeado de ladrones, hasta feo!
Sin embargo, eso no quiere decir que me sienta orgullosa de lo que pasó ayer. Sin dejar de aplaudir la valentia y organizacion de los quiteños, de censurar la pasividad de los guayaquileños y del resto del país, y de lamentar los muertos y heridos, que no se justifican de ninguna manera; creo que la situación es muy preocupante, por varios motivos:
1.- Cada vez es más fácil sacar a un Presidente. Hasta cuándo los ecuatorianos no entendemos que si elegimos mal EN DEMOCRACIA, tenemos que atenernos a las consecuencias de nuestra mala elección? Ningun presidente puede hacer feliz a todo el mundo y eso no significa que tengamos que tumbarlo.
2.- Los mismos que sacaron ayer a Lucio son los que ayer sacaron a Bucaram sin atribución alguna (aunque nos haya encantado), botaron a los jueces, instauraron la corte de facto, la botaron, en fin, los diputados son los que bailan con la Constitución al ritmo de su conveniencia, ganan demasiado dinero por no hacer nada mas que estorbar. Aparte de Andres Paez y un par mas que me consta que si trabajan y tienen sentido del bien comun, los demas diputados son los que tuvieron que irse hace rato! Empezando por los social cristianos, culpables de fondo de esta crisis, principales violadores de la constitución, compradores de consciencias!
3.- No me siento cómoda con la designación de Palacio como Presidente. De qué ética puede hablar alguien que hablaba tan mal del régimen al cual pertencía? Por dignidad, tuvo que renunciar hace tiempo.
4.- Nuestra imagen internacional cada vez está peor. En lugar de destacarnos por lo bueno, lo hacemos por los actos grotescos de quienes nos dirigen. Eso nos debilita frente a posibles inversionistas.
5.- Es necesario aprovechar la coyuntura actual y que el nuevo Presidente, en esta etapa de transición, empuje los cambios estructurales que necesitamos. Entre esos cambios debe darse más importancia a la educación y a la salud, exigir que los diputados por lo menos tengan un título profesional, y ver la manera de enterrar a los partidos politicos caducos. Debe apoyarse la autogestión de las ciudades. Los jóvenes capacitados y con ideales tienen que seguir participando, como lo hicieron en Quito en estos dias. Deben recogerse ideas como las de Maria Paula Romo (muy inteligente, frontal y valiente, por cierto), que propone que se realicen auditorias de todas las entidades estatales para sanear lo que haya que limpiar.
6.- Es hora de que los ecuatorianos dejemos de pensar que dependemos del gobierno para progresar. Si no somos capaces de respetar una fila o de ceder el asiento a las personas mayores, no tenemos derecho a exigir nada del Gobierno. Empecemos por nosotros y por instaurar la idea del bien común!

Filippo Merlini dijo...

quiero decirles las verdad. Gutierrez es como muchos un cobarde , alguna vez lo oi decir que el no renunciaria al poder nunca y que solo muerto salia. COBARDE , LADRON , PILLO , PUERCO , que se puede esperar de un hombre que nunca tuvo nada y de un dia para el otro lo tuvo todo, por algo dicen : el que no tiene y llega a tener loco o lucio se quiere volver. basta con eso, creo que aclare mi punto : LUCIO SI TE VEO , CORRE!!!! Ahora quiero hablar de e
Ecuador donde la costumbre de los hombres no dignos como son la mayoria es entrar al gobierno para robar, de 20 uno no roba los demas son puro robo , extorcion, coima , cachuelitos etc. PUERCOS , conoci a dos diputados que de tener un lada , pasaron a ser accionistas mayoritarios de maulme s.a. y de anglo por la cantidad de carros que tienen ahora de un lada a 3 trail blazer, 2 mercedes benz E500 , Hummer H2 y una SUV Van , bueno y lo peor de todo es que decian la frase , "los frutos de la politica!" PUERCOS SIN VERGUENZA. Este pais no mejorara ni cambiara hasta que salgan los mismos de siempre . hasta eso todo son LUCIO GUTIERREZ Y ASOCIADOS.
Gracias.

Loading...