sábado, diciembre 15, 2007

Oscar Niemeyer: Cien Años de Creatividad

niemeyerg_03

Hace 96 años cuando el pequeño Oscar Niemeyer era encontrado por su madre en el porche de la casa, éste movía su dedo en aire, haciendo figuras difíciles de seguir con la mirada. Intrigada, su madre le preguntó al hijo sobre lo que hacía. El pequeño respondio sencillamente "disenhando". Así es como empieza la leyenda de este impresionante de la arquitectura, o al menos así lo narraba él en una entrevista. Es admirable la energía que aún impulsa a este centenario arquitecto, quien no ha permitido que su vejez le impida continuar trazando y proyectando con la misma pasión que le empujaba a garabatear el cielo cuando era niño.

niemeyerg_05

En mi humilde opinión, la arquitectura sudamericana sólo ha dado dos "monstruos" geniales de la arquitectura: Luis Barragán y Oscar NIemeyer. Del primero se debe valorar sus capacidad de reflexión ante la arquitectura y por la arquitectura. Su obra se vincula con la realidad interna del usuario. Invita siempre a la introspección del pensamiento. Niemeyer -por su lado- es mucho más externo, monumental; confronta el entorno y lo somete seduciéndolo. Es un trabajo que le dio a Sudamérica una primera identidad física, algo que el continente había perdido desde la conquista española, y que no había podido alcanzar satisfactoriamente durante los inicios de su etapa republicana.

Oscar_Niemeyer edif copan

El Edificio COPAN, en Sao Paolo. Un cruce

entre una "Unité" corbusiana y una anaconda

brasileña.

Un hombre hecho de acuerdo a su época y circunstancia. Pendenciero como buen Carioca. Terminó la secundaria a los 21 años. Entró de inmediato a la universidad y se graduó de arquitecto en 1934. Para entonces, el modernismo corbusiano ya se esparcía desde Europa hacia el resto del mundo. Su natal Brasil no sería la excepción. El famoso arquitecto suizo llegó a la entonces capital brasileña, Río do Janeiro, para trabajar en el diseño de lo que sería la sede del Ministerio de Salud y Educación. De tal encuentro saldrían muchos encuentros más. Siendo tan distintos ellos -Le Corbusier, el maquinista abanderado de la línea recta; y Niemeyer, predicador de la línea curva como símbolo de la belleza de la naturaleza- lograron trabajos interesantes. La sede de las Naciones Unidas en Nueva York es quizás el mejor ejemplo de ello.

450px-UN_building

Definitivamente, Niemeyer y Le Corbusier se nutrieron mucho mutuamente. Niemeyer comprendió las intenciones del modernismo de Le Corbusier; así como sus herramientas y su potencial. Corbú se volvió más humano y menos maquinista al lidiar con Niemeyer. Dejó a un lado fu afán funcionalista y le dio más rienda suelta a su lado plástico de escultor. un ejemplo de esta fusión de criterios se puede apreciar en el edificio COPAN que desarrollara Niemeyer en Sao Paulo. Su concepción parte de las ideas que Corbú plasmara en sus "Unité d' Habitation". Sin embargo, el brasileño rompe con la noción recta de "banda industrial" que tienen las obras corbusianas, y plasma en la planta una disposición curva. Ello convierte al edificio en una enorme anaconda de hormigón. Y es que la línea curva fue siempre la herramienta fundamental para proyectar su arquitectura, tal como lo dijera él mismo durante una entrevista :

"Lo que me atrae es la curva, libre y sensual. La curva que encuentro en las montañas de mi país, en el curso sinuoso de sus ríos, en las nubes del cielo, en el cuerpo de la mujer amada. De curvas está hecho todo el Universo''.

Dicha cita ha estado publicada en este blog desde sus inicios, y seguirá como parte fija del mismo; en honor a la verdad y al equilibrio que representan entre humanidad y belleza.

niemeyer g

Sin embargo, Oscar Niemeyer no habría podido ni soñar con tal encuentro de no haber sido por contar con el arquitecto Lucio Costa como mentor y "Liebermeister". Recién salido de la universidad, el joven Oscar entra en su estudio de forma gratuita, a fin de poder adquirir las herramientas suficientes y poder plasmar su visión de una nueva arquitectura para su país y el mundo. Es el vínculo con Lucio Costa, junto con el de su mecenas de Behlo Horizonte, Justelino Kubichek, el que le permite participar de el proyecto urbano más ambicioso que haya visto el mundo durante el pasado siglo: Brasilia. Una ciudad surgida de la nada absoluta, en medio del frondoso corazón del Brasil, nacida del cruce de dos figuras: la cruz, que representa la toma de posesión de un terreno; y un ave, símbolo de la paz y de buenos augurios para el futuro.

brasilia sketch

Brasilia resultó ser una obra titánica en su momento. Mientras los trazos urbanos eran dados por Costa, Niemeyer daba las pautas proyectuales para los edificios públicos. De ellos se puede resaltar la belleza plástica y la gracia de el Congreso del Brasil y la Catedral capitalina; en mi opinión, la iglesia más bella que se ha construido en el siglo XX

niemeyerg_07

Interior de la Catedral de Brasilia.

Uno de los mejores espectáculos de

la arquitectura del siglo XX.

Por fuera, el mencionado templo es una simple estructura, hecha con elementos prefabricados dispuestos alrededor de un eje, emulando la figura de la corona de espinas que portara el Cristo en su vía Crucis. Por dentro, su belleza y simbología es mágica. Lo módulos prefabricados dejan de ser una corona de espinas enorme, para transformarse en un enorme "agujero en el cielo" del cual descienden los ángeles para llamar al juicio de justos y culpables. entre los prefabicados, una serie de vitrales resaltan la figura celestial y sirven de escenario para el apocalíptico paisaje. Resulta insólito encontrar tanta sensibilidad ante lo religioso, como en este extraordinario ateo, que cuenta con la una virtud digna de imitar por todo arquitecto: captar la sensibilidad que cada uno de sus proyectos requiere.

800px-Brazilian_National_Congress

Sede del Parlamento brasileño

en Brasilia.

Niemeyer se transforma en un representante de Sudamérica en Europa, durante su desdichada época de exiliado político. Logró cosas asombrosas. Resalto de ellas el Campus Universitario de Argel, una enorme ave de hormigón, que extiende sus enormes alas sobre el suelo y cobija a los universitarios con su sombra. Otra obra niemeyerzca que merece ser resaltada el la sede que proyectara para el Partido Comunista en París. Niemeyer, miembro activo del Partido Comunista, tuvo la oportunidad de romper con un esquema cuadrado y caduco que hasta entonces sostenían sus colegas y coidearios, según el cual todo detalle que implique belleza debe ser considerado un lujo, y por ello, debe ser eliminado del proyecto. Este edificio tiene un rostro austero desde su exterior: una fachada de vidrio y una cúpula de hormigón brotando desde el césped frontal. Pero, en su interior, la luz juega un papel preciocista, y se convierte en el más bello de los ornamentos. Me sorprende que en las pasadas décadas no se haya usado el interior del auditorio para la filmación de una película futurista o algo semejante.

comunist party paris

Auditorio del Partido Comunista

en París, Francia. Digno escenario

de alguna película futurista.

Ya para sus últimas obras, el Maestro se ha podido dar el lujo de explorar aún más en los trabajos que se le han encomendado. En su mayoría, estos trabajos consisten en museos o monumentos. En sus trazos, todos estos encargos se convierte automáticamente en hitos. No dejan de impactarme las fotos del Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi. Una enorme copa puesta sobre un peñón, junto al mar. Las sinuosas rampas permiten contemplar la belleza del lugar, combinada con la escultural figura del museo; austero en detalles, preciso en su figura.

museoniteroi

Museo de Arte Contemporáneo.

Niteroi, Brasil.

Su último proyecto fue presentado el año pasado. Es un encargo hecho por el polémico gobernante de Venezuela, Hugo Chávez. Un obelisco inclinado de 100 metros de longitud, de su base hasta su punta, como monumento a la memoria del Libertador Simón Bolívar. En este caso, si bien es un proyecto de trazo austero, en su simbología se siente que el Arquitecto ha sido más libre para sus significados e intenciones políticas, compartidas completamente por su cliente en este caso. El mencionado obelisco apunta hacia los Estados Unidos, como una lanza de un soldado, a la expectativa de cualquier ataque furtivo del "enemigo".

normal_niemeyer_bolivar

Proyecto Monumento a Bolívar.

Caracas, 2007.

En definitiva, este día debe ser de celebración en nuestro continente. Un genio admirable ha cumplido 100 años con nosotros, y eso no pasa muy a menudo. Que el continente celebre hoy y siempre la obra de Oscar Niemeyer; este viejito encorvado y calvo que siempre ha tenido pavor a la idea de treparse a un avión, y cuya mano no ha dejado aún de maravillar al planeta con sus ideas. Decir "Niemeyer" es decir "Brasil", tanto o más que decir "Pelé", "Samba" o "Maracaná". Este arquitecto logró integrarse a la cultura nacional y ser asimilado por su pueblo.

413px-JKBrasilia

Foto del Monumento a Juscelino Kubitschek,

diseñado por el mismo O. NIemeyer. Esta foto

fue tomada luego que se confirmara a Brasil

como sede del Mundial de Fútbol del 2014.

A todos los estudiantes de arquitectura les recomiendo su biografía, "Curves of Time". Ahí podrán ver cómo la sencillez de este personaje no se ha visto afectada por la grandeza de sus obras. Niemeyer es un buen ejemplo de cómo la humildad sincera y la sensibilidad genuina pueden crear edificios y ciudades de singular belleza.

niemeyerg_02

¡Feliz Cumpleaños, Maestro! A tu salud y a la del legado con el que nos deleitas.

6 comentarios:

Alfredo Mora Manzano dijo...

¡Excelente Dunn, excelente!

F. Tejada dijo...

Es increíble que una persona con cien años pueda seguir proyectando, es algo maravilloso; sobretodo si se trata de Niemeyer y su obra.

Aprovecho para escribir que en la Escuela de Sevilla, durante la Semana Cultural (13 a 16 febrero 2008) va a haber una exposición sobre su obra cedida por el propio estudio. Os invito a visitarla.

George dijo...

Me encantó este post, muy escueto.
Y me encanta también ver la vitalidad de Niemeyer, su soltura para bocetear y sus ganas de no dejar de hacer arquitectura. Hay un monstruo en el planeta y es de latinoamérica!

Anónimo dijo...

Que bonito tu homenaje al Gran Arquitecto..

dziga vertov dijo...

Muy interesante entrada celebrando los 100 años de un maestro, el resúmen que has hecho de toda la trayectoria da buena idea de quien es a pesar de no merecer presentación, en mi blog hice lo propio el día 15 recopilando vídeos homenaje que hubo en Brasil, os invito a ojearlos en:
http://mochiladearquitecto.blogspot.com

Las entradas del 2, 15 y 23 de Diciembre tienen los links

ChusdB dijo...

A veces se llega a la personalidad del arquitecto a través de las miradas ajenas y eso hace que se comprenda mejor su obra. Esto me ha pasado hoy con O.Niemeyer gracias a tu artículo :Lo miraba,pero no lo "veía"...
He entrado en tu blog a través de el de Dziga.Soy arquitecta también, pero opinar sobre la arquitectura me da tanto respeto!

Loading...