martes, mayo 13, 2008

La Casa del Dr. Curutchet.

La casa Curruchet, desde el parqueLa ciudad de La Plata queda a unos 75 kilómetros de Buenos Aires. Es parte del "Gran Buenos Aires", esa masa urbana que contiene más humanos que el Ecuador entero. La Plata es la capital de la provincia de Buenos Aires, y nació desde sus inicios concebida como tal. Vista desde el aire, es una trama perfecta, complementada por dos diagonales, dos calles axiales y una impresionante cantidad de jardines. Una interesante muestra de la concepción urbanística de comienzos del siglo XIX.

P1012245

Cuando le decía a alguien que me iría de Buenos Aires a La Plata, para visitar la casa del Dr. Curutchet, la reacción era inmediata: "pero..¿PARA QUÉ?". Tal exclamación venía acompañada de varias justificaciones, según el caso: "¿Tan increíble es esa casa?"; "mejor no pierdas una mañana entera, ¡que en Buenos Aires podrías aprovecharla mejor!" Ninguna de esas cosas me sacó de la mente la idea de visitar la casa del Dr. Curutchet. Poro poco y soy vencido por el humo de los incendios rurales que rodeaban al Gran Buenos Aires, pero -por suerte- la autopista se abrió a las 10 de la mañana.

P1012248

El viaje en bus toma unos 45 minutos, si se va por la autopista. Tiempo suficiente como para descansar o leer un libro. "Atmósferas", de Peter Zumthor fue mi compañero de viaje. Se llega a una ciudad que tiene un ambiente equivalente al meter el centro histórico de Cuenca, con Urdesa en una licuadora, pero mucho más verde y acogedor. En una ciudad donde predominan las veredas anchas y las fachadas planas de casas con dos plantas de altura, (estilo muy "republicano", por cierto).

P1012249

En medio del mencionado paisaje, se encuentra la casa Curutchet, rompiendo el esquema temporal de las fachadas del la Avenida 53, aunque ahora, del lado norte de la casa, hay una torre de departamentos, hecha en ladrillo, y aterrizada no sé de qué planeta.

Lo primero que llama la atención de ella, es la blancura que posee. Más allá de la mística que pongan en ella los ojos del peregrino arquitectónico, se trata de un riguroso mantenimiento, al cual la casa está constantemente sometida. Y no es para menos. La casa ha sido declarada como "Monumento Nacional". Es el único monumento histórico de características modernistas, en medio de una ciudad evocadora del fin del siglo XIX.

Según me explicaron, la casa sigue en manos de la familia Curutchet; pero se la alquilan al Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, cuyas instalaciones están en una casa que colinda con el lindero posterior. Eso hace que la casa se mantenga ajena al tiempo. Pero esta preservación, esta criogenización de la arquitectura trae consecuencias. La casa da la impresión de nunca haber sido vivida. Los pocos rastros de que quedan sobre su ocupante original y el retiro del mobiliario le dan una asepsia exagerada al lugar. Quizás ese sea el precio que haya que pagar por la preservación de este hito arquitectónico. Si metemos a "Walt Disney" dentro de una cámara congeladora, no esperemos que sonría.

Entrada a la casa. La rampaLo que llena de vida el lugar son los estudiantes de arquitectura. Ellos son los nuevos habitantes de esta concha abandonada. Llegué a la casa, y confieso que tuve que contener mi emoción al entrar, para no sentir que estoy haciendo el ridículo delante de personas que podrían tranquilamente ser alumnos míos. No están ahí todos los días; al menos, no en el número en el que yo los encontré al llegar. Tres chicos suelen estar ahí como ayudantes y guías. Los demás que me topé estaban en la casa, cumpliendo con algún deber impuesto pos algún profesor. Dibujaban, medían, concordaban, verificaban. Todo esto en un monástico silencio. Y en medio de esto, yo, finalmente; dentro de uno de los hitos más importantes de la arquitectura sudamericana; calladito por fuera, gritando por dentro.

P1012252

Pero, ¿cómo así, una casa proyectada por Le Corbusier, en La Plata? Vale a pena recordar que el famoso Maestro nunca estuvo en Argentina; ni antes de empezar el proyecto, ni después de finalizarlo. Sin embargo, el Maestro publicaba la casa en sus libros, sin eliminarla de su portafolio. Debió haber sido un proyecto muy querido por él.

P1012256

Según supe, la historia de la casa es esta:

El Dr. Curutchet, un reconocido cirujano de la comunidad platense en ese entonces, no encontraba arquitecto alguno que le presente una propuesta que sea de su agrado. Se trataba de un lote difícil. Entre medianeras, y de paso el frente está cortado a 45 grados, como consecuencia de ampliaciones de la vía. La propuesta debía abarcar tanto la residencia del cirujano, como su consultorio; evitando la pérdida de privacidad en la parte residencial. Su hermana -quien vivía de organizar viajes turísticos a París- le comenta sobre este arquitecto suizo radicado en Francia, y le plantea la idea de solicitarle al famoso arquitecto que proponga una solución coherente y bella a la vez.

IMG00813

La propuesta de Le Corbusier es magistral. Da una solución limpia y ordenada, enriquece un terreno que peca de simplón. Los dos programas se polarizan: el consultorio al frente; la casa al fondo. Entre ambos, una rampa que sigue longitudinalmente el trazado del terreno. Junto a la rampa, un sendero que lleva al área de servicios, así como un patio interior mínimo en expresiones: piedra, una escultura de Ommi, y un arce que se ha puesto enorme y espectacular con el pasar de los años. El verdadero habitante de la casa.

P1012257

La cubierta del consultorio sirve de terraza para la vivienda. Estos espacios están tratados en fachada con el mismo tipo de "Bise-Soleil" de hormigón; lo que da una visión unitaria del proyecto desde la calle. Los quiebrasoles y el enorme arce se encargan de mantener al sol de la tarde alejado de la casa.

P1012259

Se nota en el proyecto lo tacaño y preciso que podía ser Le Corbusier en sus proyectos residenciales. Sin embargo, a pesar de ello, la en ningún momento sentí que la casa fuera apretada. Siempre había un lugar hacia donde la vista pudiese fugar. Tal característica resulta efectiva en proyectos como este, en los que se debe ceder en lo posible espacio a áreas comunes (el espacio intermedio entre la casa y el consultorio), con el fin de lograr amplitud visual e ingreso de la luz solar. Irónicamente, esa habilidad era la que volvía sus proyectos de mayor escala en lugares apretados y algo asfixiantes, relegando obras como la "Unité" de Marsella para seguidores de culto, como arquitectos y artistas contemporáneos.

Disfruté al máximo de visitar la casa Curuthet. La fotografié hasta llenar la memoria de la cámara. La dibujé, hasta que me botaron para cerrar (la casa está abierta al público sólo de 10h00 a 14h00). Me llevé un montón de visiones de tan impresionante lugar. Me queda la frustración de seguir dibujándolo. El tiempo es el aguafiestas de todo viajero, y yo no podía ser la excepción. En todo caso, salí más liviano de lo que entré.

Ya en el bus, quise retomar mi lectura de Zumthor; pero descarté esa idea de inmediato. El viejo y querido arquitecto Carlos Morales solía atosigarnos con una conferencia que -al menos yo- oí unas cuatro veces, titulada: "¿QUÉ LUGARES DEL MUNDO ME ROBARÍA, EN MI MEMORIA?". Sentado, en el bus, camino de regreso a Buenos Aires, sentí que había cometido mi primer crimen... y me encantó.

10 comentarios:

George dijo...

es una joya
que envidia...
aunque corbu si estuvo en argentina, estoy casi casi seguro, pero no es lo importante. lo que importa es que tenemos en latinoamerica nuestra propia lecorbusiada.


tema aparte,
un grupo de alumnos de arquitectura de la UTPL hemos organizado un foro nacional denominado "arquitectura y lugar" que empezó ya con la exposición de obras construidas de los exponentes en el campus universitario.

Luego la exposición la vamos a trasladar al parque "santo domingo" los dias 16 y 17. estos mismos días se realizará el foro en el salón del cabildo. La entrada es totalmente gratuita.

Esta es la invitación que le hago, a usted y, claro, a cualquier persona que se pase por aquí.

hay más información en el blog de la escuela

www.utpl.edu.ec/blog/escarquitectura

Federico García Barba dijo...

Cada cual atiende a su religión. Y como parte de las obligaciones se acude a los santuarios en pregrinación. Aunque los demás no lo entenderán nunca

Dunn dijo...

Mi amigo George.-

Lamento contarte que Le Corbusier no estuvo en Argentina. Los paises sudamericanos que visitó fueron Brasil y Uruguay, respectivamente.

Estimado Federico.-

Te doy la razón. Creo que lo importante es que uno sepa el por qué de su pregrinaje. Lo que no entiendan los demás debe tenerlo a uno sin cuidado.

Un cariñoso saludo a ambos.

Ana Maria dijo...

john, puesto que tu acabas de estar ahi, te doy la razon, pero hay muchas dudas al respecto..es facil confundirse. tanto beatriz colomina como kenneth frampton afirman en distintos libros que corbu estuvo en buenos aires en 1929 [frampton dice que llego a bordo del s.s. massilia, colomina tiene un dibujo hecho en una conferencia]. lamentablemente es comun que se cometan errores en lo que se refiere al hemisferio sur...

Dunn dijo...

Pues te comento, Ana María, que yo también tenía ese conocimiento, pero por el lado de Frampton. Sin embargo, según el colegio de arquitectos de la provincia de BUens Aires, L.C. estuvo en Montevideo en 1929, y no en Buenos Aires. Dentro de la casa Curutchet tienen una foto de la conferencia, que creo haberla visto en el libro de Frampton.

Se me haría muy raro que el colegio de Arquitectos de la provincia de Buenos Aires descarte así el ivilegio de haber tenido a Le Corbusier en tierras bonaerenses.

Lo que sí es cierto es que L.C. nunca visitó la casa, ni el predio, ni se conoció personalmente con el Dr. Curutchet. Resulta interesante imaginarse el manejo del proyecto y de la obra a esa distancia, en esas épocas, no tan amigables con el manejo de información distancia.

¡Saludos! ¡¡AH!! ¡¡Y FELICITACIONES, ANA MARIA!! Ya me enteré! ;)

Ana Maria dijo...

si, ese fue tambien mi razonamiento... imposible que corbu halla puesto un pie en buenos aires sin que los argentinos se acuerden...

[gracias!]

Anónimo dijo...

El maestro Le Corbusier, si estuvo en la Argentina en el año 29, dando charlas en la Ciudad de Buenos Aires, pero el que llevó adelante la construcción fue otro grande Amancio Williams.

erick dijo...

saludos.
estuve visitando la casa Curutchet el año pasado y hay algo que me intriga: la historia de la escultura de Ennio Iommi que está luego de pasar el garaje, camino del área de servicio. Alguien sabe algo al respecto? gracias....

Macachines dijo...

Muy interesante tu entrada , especialmente las fotos, te dejo en este enlace una historia divertida sobre la casa del Dr Currutchet: https://docs.google.com/open?id=0B6nycnPUcHrtTnZrak11ZExSM1drUTJyNzl3MjhwUQ

Unknown dijo...

en 2010 publiqué un artículo sobre el árbol de la casa. Los invito a leerlo y a comentarlo si les parece.

http://apuntes.javeriana.edu.co/sccs/plantilla_detalle.php?id_articulo=248

Loading...