martes, octubre 17, 2006

Perdimos Todos

Confesiones de un partidario de Roldós
y la RED,
a partir de la aplastante
Derrota sufrida
el pasado Domingo.

Esta estatua hiperrealista del escultor autraliano

Ron Mueck expresa mucho mi depresiónpost-electoral.


No creo ser el único que quedó desilusionado con los resultados de las pasadas elecciones. Muchos son los temas a reflexionar después de esta "jornada cívica". Comparto mis divagaciones a continuación:

Primero, mi desilusión como partidario de León Roldós. Lo primero que debo decir como fan de la RED es "¡TE ODIO, GILMAR!", pues he ahí la principal fuga de votos, en mi opinión. La segunda razón para la fuga aquellos votos que Roldós daba por garantizados es la propia campaña del mismo León Roldós. Reconozco en el Dr. León Roldós a un gran estadista; como alguien capacitado para gobernar y como alguien que inspira la confianza necesaria para lograr consensos incluso los bandos más irracionales del país. Pero se dió por triunfador mucho antes de tiempo. "Se sobró" y se desconectó de la campaña. Se dedicó a llegar a supuestos acuerdos económicos con los gobiernos de otros países, cuando aún no había ganado la primera vuelta. El capitán en el puente se hizo de oídos sordos, y se enteró que galera se hundía sólo cuando el agua comenzó a entrar por debajo de su puerta. No me convence tampoco la hermandad existente entre los directores de campaña de la RED y de Movimiento País.

Como segundo punto, reflexiono sobre la oportunidad que ha perdido el país de ser gobernado por una persona seria, capaz de gobernar y honesta. El circo triunfó de nuevo. Las camisetas regaladas en los meetings, los correazos, los cantantes, las sillas de ruedas y las plegarias han vencido. La verdadera política ha sido derrotada una vez más. El voto no es ya una opinión cívica, sino un producto de consumo. Se escoge por quién votar como se escoge beber una coca-cola.

El tercer punto de reflexión es : ¡Qué tan dramática es la diferencia entre la realidad urbana y la realidad rural de nuestro país! Noboa gana en toda la costa, menos El Oro y además, ana en Carchi. Correa gana en EL Oro, Loja, Azuay Pichincha e Imbabura; es decir en provincias predominantemente urbanizadas. Pero, ¿en la provincias predominantemente rurales? ¡Triunfó Gilmar! ¡Gilmar Gutierrez! ¿¡Qué carajo pasó!?

Gutierrez triunfa en todas las provincias orientales, en la sierra central y en la provincia de Los Ríos. ¿Será acaso que esos sectores del país viven una realidad diferente y paralela a la nuestra? Es muy probable. Se trata de las provincias con los peores servicios básicos. Además, la presidencia de Lucio se puede vender muy bien. No es la primera vez que lo digo, pero, noten como, con un poco de sazón, queda el cuadro del dictócrata ante aquellos que no profundizan demasiado ante los dilemas políticos que vivimos. Veamos: en números fríos, Lucio no puso paquetazo y es -hasta ahora- el único presidente que bajó el precio de la luz y del agua. Las masas no comprenden el relajo hecho por la "pichi-corte". Y respecto a la corrupción, la opinión popular es "al menos que robe uno de los nuestros".

...sólo así, logro explicarme el triunfal tercer lugar de Sociedad Patriótica.

Mi tercera reflexión es un poco más metafísica y más pesimista: Las tendencias políticas se están volviendo extremistas en el Ecuador. No existen actualmente agrupaciones políticas de centro. Eso significa que estamos perdiendo la capacidad de lograr acuerdos, la voluntad de negociar, la noble actitud de ceder mutuamente ante el beneficio común. La política ecuatoriana depende más de los facotres internacionales que de los nacionales; y no creo que ni Bush ni Chávez sepan más sobre nuestra realidad que nosotros mismos. Una organización de centro debe aparecer ya, antes que asomen las dictaduras de diestras o de siniestras.

Finalmente, me uno a la disyuntiva nacional: "¿Ahora qué?" Escojan: ¿el cáncer o el SIDA? o dicho de manera más realista y tenebrosa: ¿quién será nuestro gobernante? ¿Un personaje poco carismático y poderoso, favorable al "Statu Quo"; o un genio sin experiencia y mucho ego, interesado en experimentar con los vientos caudillistas que soplan nuevamente en el continente?

Personalmente, opto por correr menos riesgos. Ya hemos sido golpeados lo suficiente. De todos modos, gane quien gane el próximo 26 de noviembre, el verdadero triunfador del pasado 15 de octubre ha sido la apatía política, el desgano y la poca credibilidad de quienes dicen gobernarnos mientras parasitan el poco país que nos queda.

Ya perdimos todos.

No hay comentarios:

Loading...