martes, marzo 10, 2009

David Lynch: Surrealista y Desmaterializador.

David_Lynch

Hablar de David Lynch es hablar del mayor exponente del surrealismo que hemos visto hasta nuestros días. Este director heredero del legado de Luis Buñuel y de Kafka ha explorado desde sus trabajos iniciales, la forma de difuminar la barrera entre lo real y la imaginación. Y tales exploraciones no sólo se han dado en cine. También se ha involucrado en otras expresiones artísticas, como la pintura, el cómic, la televisión y el diseño de mobiliario. Actualmente, cuenta con una página web, en la cual presenta sus últimos trabajos visuales a quienes estén dispuestos a pagar por tal servicio. Sin embargo, es el cine donde Lynch se desplaza como pez en el agua. Es el cine donde logra romper las definiciones que estructuran nuestra percepción de la realidad.

eraserhead 01

Lynch se da a conocer en el mundo del cine en 1977, con su ópera prima “Eraserhead”, o “Cabeza de Borrador” en español. En un lúgubre ambiente, filmado en blanco y negro, entre industrial y decadente, Lynch nos cuenta la historia de Henry Spencer, personaje que inspira el nombre de la película con su particular peinado (curiosamente poco usual, como el penado de Lynch). Henry Spencer es un individuo entre débil, bondadoso e ingenuo, interpretado muy hábilmente por Jack Nance. Spencer trabaja en una imprenta, y sin embargo, dice constantemente que está de vacaciones; una manera irónica de empezar a romper los esquemas de la realidad en la cinta. La historia fluye sin una estructura ordenada, hasta que se da el encuentro entre Henry y Mary X, su ex novia. Mary lo invita a cenar en su casa, junto con sus padres, y es en aquella reunión cuando se entera de una inesperada noticia: Henry Spencer es padre. Es en este punto donde se da el quiebre de la historia que nos introduce al segundo acto. A diferencia de lo que pasa en estos casos, el hijo de Henry y Mary no es un adorable bebé. Más bien, se trata de una criatura grotesca, alejada totalmente de la naturaleza humana. Henry Spencer da la cara ante los hechos, y se casa con Mary. Entonces ella y el “niño” se van a vivir con el afligido padre primerizo.

Dentro de la cotidianeidad de la nueva familia Spencer, los Gruñidos y ruidos que emite el bebé constantemente son exasperantes. Henry lidia con ellos, en cierta forma resignado, como si su batalla ya hubiese sido perdida tiempo atrás. Mary reacciona de forma diferente. Ella se vuelve una suerte de reloj de arena, donde cada grano corresponde a un llanto de su hijo. Llega entonces el momento en el que ella se colma y decide irse, dejando atrás a la criatura que salió de su vientre y al ingenuo que la puso ahí dentro. Henry Spencer tendrá entonces que ser padre y madre de esta criatura, a la cual no quiere y no siente como propia. Lindo dilema para una historia que se repite constantemente sobre el planeta tierra, pero que bajo la lente de David Lynch es narrada de forma única e irrepetible.

“Eraserhead” fue un proyecto que tomó 6 años en realizarse. En aquel entonces, nadie estuvo interesado en dar dinero para una película así. Después de todo, se trataba de un guión de apenas 20 páginas; extensión más relacionada con un cortometraje que con una película de 108 minutos. Es la perseverancia de Lynch la que le permite terminar esta película, y lograr el reconocimiento a sus habilidades como director y escritor, muy en contra de los pronosticado por muchos.

Luego de “Eraserhead”, la vida de David Lynch no fue la misma. Si bien se la proyectaba en horarios especiales, a partir de la medianoche, muchas eminencias del cine destacaron el talento plasmado en aquella cinta. Stanley Kubrick la definió como “la mejor película que ha visto”. Mel Brooks vio la cinta, e inmediatamente le propuso a Lynch que dirigiera su siguiente producción “El Hombre Elefante”. Una reacción semejante tuvo George Lucas, quien le pidió a Lynch que dirigiera “El Retorno del Jedi”, el capítulo sexto de su saga “La Guerra de las Galaxias”. Lynch aceptó la propuesta de Brooks, de la cual salió una obra maestra con 8 nominaciones al Oscar.

“Eraserhead” es una película compleja. No se trata de algo lineal, con significados simples e inmediatos. En general, las obra cinematográficas de Lynch requieren de toda la atención del espectador, además de su participación intelectual dentro de sus historias.

eraserhead 02

Hasta la fecha, Lynch se ha rechazado a explicar su película. Muchos la vinculan con la etapa en que el director viviera en Philadelphia, durante sus años de estudiante en la Pensylvania Academy of Fine Arts; pues es en esa época que el joven David Lynch debe enfrentar nociones como la creación de la obra de arte y la paternidad, situaciones metales similares dentro de la mente de un artista.

Durante su carrera como director, David Lynch seguirá explorando nuevas formas de desbaratar la realidad dentro de sus películas. Nada es algo inquebrantable para él: los personajes, las locaciones y los hechos son “desmantelables”, según su visión; de tal modo que un personaje puede ser interpretado por dos actores, o un personaje puede en realidad ser dos, e incluso puede llegarse al punto de presentar a un personaje que le diga a un acompañante que no está con él, sino en su casa, como ocurriera en “Lost Highway”.

david lynch 01

Sin embargo, la obra cinematográfica de David Lynch está tan bien realizada, que logra conmocionar al observador, a pesar de ponerlo en alerta sobre sus intenciones y estrategias. Un buen ejemplo de ello es el sueño que narra uno de los personajes de “Mulhollnad Drive”, sobre aquella criatura horrible que había visto en sus pesadillas, justo detrás del café donde se encuentra, y tal como se detalla en su descripción, el personaje se encuentra en la realidad con la mencionada bestia; llevándonos a la reflexión sobre si lo plasmado en la pantalla grande era real, o parte de las divagaciones de la mente del personaje.

En su última realización, “Inland Empire”, Lynch se propone objetivos mucho más ambiciosos, y los alcanza. Fundamentalmente, puede decirse que el objetivo a alcanzar es la desaparición completa de la narración en sí. Es una película digna de ser vista, a pesar de sus casi tres horas de duración. Como dijera un conocido, al referirse sobre este filme: “conviene en este caso cambiar la funda de canguil por un termo lleno de café”. Un estimulante para la mente que desea salir con más preguntas que respuestas y que esté dispuesta a cuestionárselo todo, mientras camina en la afueras de un cine, descifrando si las calles donde camina son de verdad.

1 comentario:

Gus Nielsen dijo...

Erasehead, una de mis cinco preferidas del cine mundial trata, para mí, del aborto o de la culpa del aborto. Mis otras cuatro favoritas de todos los tiempos son El Ciudadano, Los enanos también nacieron pequeños, Derzu Uzala y Andrei Rublov.

Loading...